MML Literatura nace una tarde cualquiera. No recuerdo si fue verano, primavera… Solo me viene una imagen y un pensamiento a la mente. Estoy sosteniendo un libro en mis manos, después de disfrutarlo; lo observo y pregunto: «¿Qué hago con todo lo que me has hecho sentir?». Ahí se cuajó la primera reseña.

Este blog ha tenido distintos nombres, cosas de la tecnología y de algo llamado migración de dominios —no me preguntéis—, pero siempre ha tenido la misma finalidad: ofrecer mucha más literatura. Dejo al lector que complete esa «mucha más que…». No se pretende culturizar masas ni sentar cátedra con estos escritos. Siempre pensé que lo mejor para entender la literatura, para disfrutarla, para vivirla, era dejarse llevar. Y lo sigo pensando.

Y aquí me encuentro hoy, una tarde cualquiera, dando perspectiva a aquello en lo que creo: los libros.